16.3.12

FENG SHUI - EQUILIBRANDO ENERGÍAS


El Feng Shui es el arte de equilibrar las energías de la naturaleza para producir mejoras en la calidad de vida de quienes viven en un hogar. Feng Shui significa “Viento” y “Agua, y su filosofía está basada en el equilibrio de los opuestos para crear energía Chi de armonía.

El objetivo del Feng Shui es hacer que la energía Chi fluya, tenga un balance y sea autentica. Como personas debemos comprender la naturaleza cambiante de las cosas, fluir con los cambios, balancear las polaridades que habitan dentro de nosotros y respetar nuestra esencia.

Para lograr la fluidez de energía, lo primero que debemos hacer es crear un ambiente limpio y ordenado. Debemos evitar acumular cosas que no usamos ya que ellas obstruyen el movimiento de la energía, atascando determinados aspectos de nuestras vidas y generando sentimientos de pesadez y depresión. Mira a tu alrededor y observa cómo está tu habitación, tu estudio o lugar de trabajo; quizá esto te de unas pistas. Así como las personas acumulamos cosas, también acumulamos emociones dañinas nos impiden lograr nuestros objetivos. Revisa el espacio que te rodea: observa los colores, recuerda cuando fue la última vez que limpiaste debajo de la cama o detrás del mueble de la televisión. Ahora busca dentro de ti aquellas emociones, resentimientos o cosas sin decir y cómo te hacen sentir; ¿te quitan energía, te deprimen o molestan? Probablemente sea momento de hacer una limpieza ahí también para que empiece a fluir la energía de tu verdadera esencia.

Otro aspecto importante es aprender a encontrar el balance de las polaridades. En cada uno de nosotros habitan aspectos femeninos y masculinos, de luz y de sombra, lo bueno y lo malo. Debemos aprender a movernos entre ambos polos y buscar la forma de balancearlos. Por ejemplo, tu oficina de trabajo puede ser un lugar estresante, para contrarrestar este efecto puedes colocar plantas o flores para reducir el estrés y la estática producida por las computadoras, utilizar colores que promueven estados anímicos positivos, evitar colocar muebles con ángulos pronunciados para evitar conflictividad, etc.

Además de las polaridades, es bueno balancear los 5 elementos que están presentes en la naturaleza: Tierra, Agua, Fuego, Metal y Madera. Cada uno de éstos elementos está asociado a un punto cardinal, cualidades humanas y colores. Lo ideal es combinar estos elementos en la casa u oficina para potenciar aquellas emociones o comportamientos que contribuyan con tu balance. Muchas veces no es posible elegir nuestro lugar de trabajo pero sí que podemos incorporar los elementos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario